• Reza y ayuda a las Vocaciones


    7 de mayo- Jornada Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Compromiso con las vocaciones


    Presentación Jornada de Vocaciones Nativas y Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
  • Mensaje del Papa


    "Empujados por el Espíritu para la Misión"
  • ¿Qué es Vocaciones Nativas?


    Una jornada de oración y ayuda a las vocaciones en los Territorios de Misión
  • ¿A quién ayuda Vocaciones Nativas?


    A 75.000 seminaristas y 6.500 novicios/as y 2000 formadores en los territorios de misión
  • ¿Cómo colaborar?


    Con un donativo o con una beca misionera para las Vocaciones de los Territorios de Misión
  • Oración Vocacional


    Recursos de oración para la oración diaria en los colegios

30 de marzo de 2017

HERMANA GLORIA CECILIA, NO NOS OLVIDAMOS DE TI

La Iglesia colombiana reitera su llamamiento por libertad de religiosa secuestrada
“No hemos olvidado a la Hermana Gloria Cecilia”, son las palabras que ha dicho Mons. Elkin Fernando Álvarez Botero, obispo auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), al referirse a la Hermana Gloria Cecilia Narváez, religiosa colombiana perteneciente a la Congregación de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, secuestrada hace cerca de dos meses al sur de Mali. 

En entrevista con el Departamento de Comunicaciones del Episcopado Colombiano, Mons. Álvarez Botero reiteró la cercanía de la Iglesia Colombiana a la Congregación y familia de la religiosa, convocando a no cesar en la oración pidiendo por su pronta libertad: “seguimos orado por ella, pidiendo por su familia, por su comunidad y estamos atentos a las acciones que se puedan adelantar para lograr noticias y un pronto regreso a su comunidad”.

Recordó que una vez se conoció la noticia del rapto de la Hermana, la Iglesia rechazó fuertemente el doloroso suceso: “Los obispos nos encontrábamos reunidos en la Asamblea Plenaria por los días en los que la Hermana Gloria Cecilia fue secuestrada, y durante esa semana de reunión, enviamos a toda la nación un comunicado donde rechazamos tajantemente el secuestro de esta religiosa y enviamos una palabra a todos los misioneros religiosos y religiosas, y también fieles laicos, que se encuentran en tierras lejanas, donde hay circunstancias especiales en este ambiente”.

En este sentido el Secretario General de la CEC, en nombre de los obispos colombianos, ha pedido de nuevo la libertad de la hermana, “el respeto de su dignidad humana, y de su condición de religiosa, que ha estado entregada completamente al servicio de los más necesitados en esas tierras de misión”.
Las superioras de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada han estado en constante contacto con el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, que viene adelantando varios esfuerzos para alcanzar la libertad de Gloria Cecilia, o al menos tener noticias de ella.

A principios de marzo, Gaudium Press dialogó con la Hermana Luz María Quiceno, Superiora de la Provincia de Nuestra Señora de la Merced de la comunidad de la religiosa, quien comentó sobre los esfuerzos que se vienen realizando. Dijo que actualmente se cuenta con el apoyo del Gaula de la Policía colombiana, que ha enviado hasta África varios efectivos, y que la Cancillería Colombiana, así como la Embajadora de Colombia en Ghana, Claudia Turbay Quintero, siguen muy de cerca la situación.

“Lamentablemente, no es fácil (…) el gobierno ha estado muy pendiente para poder colaborar en las diligencias que se puedan hacer para tener la liberación de la hermana, o al menos tener alguna noticia acerca de ella”, comentó Mons. Álvarez Botero.

Tanto los obispos colombianos como la Congregación de la Hermana Gloria Cecilia continúan convocado a la oración por la pronta libertad de la religiosa, pidiendo a Dios que a los secuestradores se les conmueva el corazón.

La hermana Gloria Cecilia nació el 25 de septiembre de 1961 en Buesaco, población del departamento colombiano de Nariño. Es licenciada en Educación Primaria por la Universidad Mariana de Pasto, lleva 38 años en la Comunidad Franciscana de María Inmaculada y en el año 2002 viajó como misionera a África, centrando su labor con las poblaciones más pobres, en especial con los niños huérfanos de la aldea de Karangasso en Mali.

Es aquí donde sucedió el secuestro el pasado 7 de febrero, cuando cuatro hombres con armas de fuego, quienes dijeron ser yihadistas, irrumpieron en el orfanato con el que cuenta allí la congregación. Otras tres religiosas, hermanas de la comunidad, resultaron ilesas.
  
Fuente: Gaudiumpress