• Mensaje del Papa


    "Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría"
  • DÍA DE HISPANOAMÉRICA 2018


    Iglesias jóvenes, alegría y esperanza
  • JÓVENES Y MISIÓN


    “Escuchar a los jóvenes y hacerlos protagonistas” Francisco
  • Guía Compartir la Misión 2018


    Propuestas de voluntariado misionero para jóvenes
  • ENCUENTRO MISIONERO DE JÓVENES 2018


    6 al 8 de abril, El Escorial, Madrid
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

31 de agosto de 2017

FIELES CATÓLICOS CHINOS CONSIGUEN PARAR LA DEMOLICIÓN DE SU IGLESIA

Al grito de "Jesús, sálvame" y "Madre María, ten piedad de nosotros"

Este martes, decenas de católicos chinos, seglares y sacerdotes, intentaron detener la demolición de su iglesia. Lo han logrado.

Los fieles gritaban «¡Jesús, sálvame!» y «¡Madre María, ten piedad de nosotros!», mientras obstaculizaban el trabajo de las topadoras y el accionar de los policías. 

El hecho sucedió en Wangcun, una localidad situada a pocos kilómetros de Changzhi, en el sudeste de Shanxi.

Para detener la demolición, sacerdotes y fieles se reunieron en torno a la iglesia y al muro que la rodea, bajo la lluvia, rezando y pidiendo al Señor «que vuelva menos duro su corazón y que actúen ateniéndose a la ley del Estado, que protege la libertad religiosa».

Anteriormente el gobierno había otorgado el permiso para restaurar la iglesia, una pequeña gema de las primeras décadas del siglo pasado. Las obras de restauración se habían iniciado hace cuatro meses, con un importante compromiso de los fieles, que colaboraron con dinero para poder completar los trabajos. Ahora, por motivos «urbanísticos», el gobierno ha cambiado de parecer y ha decretado que se proceda a la demolición del monumento.

En un decreto fechado el 25 de agosto de 2012, el gobierno de la ciudad decidió restituir a la Iglesia católica «la antigua capilla de Wangcun y el terreno pertinente». Pero pocas semanas atrás, el Comité distrital del Partido comunista, junto al gobierno del distrito, ha decretado que se proceda a la demolición del área, incluyendo los muros y el edificio de la iglesia. El motivo oficial que se alega es que «después de la demolición, se construirá allí una plaza para enriquecer la vida del pueblo».

Hace tan sólo minutos ha llegado la noticia de que el gobierno de la ciudad ha frenado la demolición, en un intento por resolver la situación.

Sobre una población de casi 3,5 millones, los católicos de Changzhi suman más de 50.000, con 47 sacerdotes al servicio de los fieles. En la diócesis hay más de 60 iglesias y capillas.

Fuente: Asia News/InfoCatolica