• "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España

7 de agosto de 2017

VII JORNADA DE LA JUVENTUD ASIÁTICA EN LA ISLA DE JAVA

El presidente de los obispos indonesios en la apertura de la VII Jornada de la Juventud Asiática

«Queremos demostrar a los jóvenes de Asia y del mundo que Indonesia es un país seguro y la amenaza del radicalismo puede ser derrotada con el diálogo», subrayó el presidente de los obispos indonesios, monseñor Ignatius Suharyo, durante la ceremonia de apertura de la VII Jornada de la Juventud Asiática, que reúne a más de 2.000 jóvenes en la isla de Java. 

En la ceremonia de apertura participó el sultán de Yogiakarta, máxima autoridad política y religiosa islámica a nivel local.

Este miércoles, en la ciudad indonesia de Yogiakarta, en la isla de Java, dio comienzo la VII Jornada de la Juventud Asiática, que se desarrolla sobre el tema «Juventud asiática en fiesta: Vivir el Evangelio en un Asia multicultural». El evento ha reunido a 2.000 jóvenes católicos de 21 países de la región que, desde el 30 de julio, estuvieron esparcidos en once diócesis de Indonesia, donde vivieron momentos de comunión de experiencias. El sonido de un enorme gong de cobre inauguró oficialmente el encuentro, en su segunda fase, en la cual los jóvenes compartirán cinco días de catequesis, liturgia y fiesta.

En la ceremonia de apertura, en el recinto ferial Jogja Expo Center, participaron también representantes de las autoridades nacionales y locales. Fue muy significativa la presencia del sultán gobernador de Yogiakarta, Hamengkubuwono X, máxima autoridad política y religiosa islámica a nivel local. El diálogo interreligioso es fundamental en Indonesia, país de 250 millones de habitantes con el mayor número de musulmanes del mundo, donde los católicos son una minoría inferior al 3 %. «Queremos demostrar a los jóvenes de Asia y del mundo que Indonesia es un país seguro y la amenaza del radicalismo puede ser derrotada con el diálogo», subrayó el presidente de los obispos indonesios, monseñor Ignatius Suharyo.

La Misa inaugural fue presidida por el cardenal arzobispo de Daca y presidente de la Conferencia de los Obispos Católicos de Bangladés, monseñor Patrick D’Rosario, organizador y promotor del evento, quien recalcó antes los presentes que «la importancia principal de este evento es que hay jóvenes que, de manera realmente activa, dan testimonio de los valores del Evangelio y de su cultura. Vivimos en un colonialismo ideológico en Asia y a veces tenemos la sensación de haber perdido nuestros valores. Pero después, cuando los jóvenes asiáticos se reúnen todos juntos, se vuelven verdaderamente conscientes de su riqueza y de la manera en la cual dan testimonio del Evangelio en otros países y en otras situaciones: y de todo esto sacan inspiración».

Sobre la elección de Indonesia como sede de la jornada, monseñor D’Rosario lo tiene claro: «Ha sido una buena elección, porque aquí existe una identidad cultural compartida, los principios de la Pancasila», la filosofía en la que está basada el estado indonesio y se sostiene en cinco pilares: la creencia en un Dios supremo, el sentido de la humanidad justa y civilizada, la unidad de Indonesia, la democracia guiada por la sabiduría interior y emanada de las deliberaciones entre los representantes del pueblo y la justicia social para todo el pueblo. Por esto, añade el cardenal, »creo que los elementos culturales y la identidad cultural no pueden ser ignorados en este periodo de militarización del país y donde existe la amenaza del terrorismo».

Fuente: Alfa y Omega